Lunes 25 de Enero de 2021

Hoy es Lunes 25 de Enero de 2021 y son las 07:36 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

24.5°

MARIA JUANA

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ESPECTACULOS

22 de enero de 2012

La emoción de la 2º luna de Cosquin

Anoche, la plaza Próspero Molina tuvo un programa que anunciaba a Sergio Galleguillo, Abel Pintos, Aymama, un encuentro payadoril entre Nicolás Membriani, Lázaro Moreno y Germán Montes, Tarragó Ros y Pacho O’Donell, Canto 4, Omar Moreno Palacios, como parte de una larga lista de cantores que seguramente conduciría a la madrugada.

Durante la tarde, la presencia de nubarrones que merodearon el cielo coscoíno, dividió las actividades de las brigadas de los entretenidos por el folklore. Por un lado estuvieron los que eligieron quedarse bajo el alero, acaso guitarreando y mateando; por el otro, los que desafiaron al viejo río Cosquín, que tras las lluvia de la noche anterior bajaba toro, y se instalaron a sus orillas con los enseres del oficio festivalero. De una manera u otra, la tarde de la segunda noche repitió su tradición hasta la puesta del sol.

Después de una previa que entre otros cantores tuvo al quichuista santiagueño Vitu Barraza, a las 22, con la puntualidad que exige la televisación, comenzó el rito de la apertura. El Himno a Cosquín, el ballet, el grito y la arenga del maestro de ceremonias, Marcelo Simón, dedicada anoche al “amor furioso y suave”.

La plaza estaba cubierta en un 70 por ciento cuando el apóstol de la riojanidad, Sergio Galleguillo, subió al escenario Atahualpa Yupanqui. Directo al corazón festivalero, Galleguillo comenzó su ráfaga con El camión de Germán para terminar media hora después con el infaltable Carnaval en La Rioja. Chaya, harina y el en estos días infaltable “aguante Famatina”, cargaron de sentidos la actuación del cantor riojano, que tuvo el bis reclamado por un público en pie de fiesta.

Miguel Ángel Estrella, el ballet Lo Lamento por la Baldosa y el ballet El Aleph, rindieron homenaje a las Madres de Plaza de Mayo con un show colorido, que comenzó con la clásica Chakay Manta, por el mismo Estrella al piano. El espectáculo continuó con canciones como Hasta otro carnaval, de Raúl Carnota, Qué bueno qué bueno, de Jarabe de Palo y el final con La Pobrecita, con Estrella nuevamente al piano, mientras algunas Madres desde el escenario recibían el aplauso de la Próspero Molina y se llevaban los ponchos coscoínos.

Historia y chamamé
Tras la primera gran emoción, la noche todavía tenía mucho para decir y en lo inmediato lo dijeron el historiador Pacho O’Donell y Antonio Tarragó Ros con el espectáculo “Pasiones”. Desgranando las historias de Camila y Uladislao, San Martín y Merceditas, Bairoletto y la Justicia, entre otras pasiones traídas desde el tiempo y contadas con música y palabras.

Enseguida, Aymama le pondría sensibilidad femenina a una plaza asombrada y dispuesta a más. El equilibrio entre lo vocal y lo instrumental caracterizaron un repertorio refinado y muy bien tratado

Anoche, la plaza Próspero Molina tuvo airecito fresco y un programa que anunciaba a Sergio Galleguillo, Abel Pintos, Aymama, un encuentro payadoril entre Nicolás Membriani, Lázaro Moreno y Germán Montes, Tarragó Ros y Pacho O’Donell, Canto 4, Omar Moreno Palacios, como parte de una larga lista de cantores que seguramente conduciría a la madrugada.

Durante la tarde, la presencia de nubarrones que merodearon el cielo coscoíno, dividió las actividades de las brigadas de los entretenidos por el folklore. Por un lado estuvieron los que eligieron quedarse bajo el alero, acaso guitarreando y mateando; por el otro, los que desafiaron al viejo río Cosquín, que tras las lluvia de la noche anterior bajaba toro, y se instalaron a sus orillas con los enseres del oficio festivalero. De una manera u otra, la tarde de la segunda noche repitió su tradición hasta la puesta del sol.

Después de una previa que entre otros cantores tuvo al quichuista santiagueño Vitu Barraza, a las 22, con la puntualidad que exige la televisación, comenzó el rito de la apertura. El Himno a Cosquín, el ballet, el grito y la arenga del maestro de ceremonias, Marcelo Simón, dedicada anoche al “amor furioso y suave”.

La plaza estaba cubierta en un 70 por ciento cuando el apóstol de la riojanidad, Sergio Galleguillo, subió al escenario Atahualpa Yupanqui. Directo al corazón festivalero, Galleguillo comenzó su ráfaga con El camión de Germán para terminar media hora después con el infaltable Carnaval en La Rioja. Chaya, harina y el en estos días infaltable “aguante Famatina”, cargaron de sentidos la actuación del cantor riojano, que tuvo el bis reclamado por un público en pie de fiesta.

Miguel Ángel Estrella, el ballet Lo Lamento por la Baldosa y el ballet El Aleph, rindieron homenaje a las Madres de Plaza de Mayo con un show colorido, que comenzó con la clásica Chakay Manta, por el mismo Estrella al piano. El espectáculo continuó con canciones como Hasta otro carnaval, de Raúl Carnota, Qué bueno qué bueno, de Jarabe de Palo y el final con La Pobrecita, con Estrella nuevamente al piano, mientras algunas Madres desde el escenario recibían el aplauso de la Próspero Molina y se llevaban los ponchos coscoínos.

Historia y chamamé
Tras la primera gran emoción, la noche todavía tenía mucho para decir y en lo inmediato lo dijeron el historiador Pacho O’Donell y Antonio Tarragó Ros con el espectáculo “Pasiones”. Desgranando las historias de Camila y Uladislao, San Martín y Merceditas, Bairoletto y la Justicia, entre otras pasiones traídas desde el tiempo y contadas con música y palabras.

Enseguida, Aymama le pondría sensibilidad femenina a una plaza asombrada y dispuesta a más. El equilibrio entre lo vocal y lo instrumental caracterizaron un repertorio refinado y muy bien tratado

Anoche, la plaza Próspero Molina tuvo airecito fresco y un programa que anunciaba a Sergio Galleguillo, Abel Pintos, Aymama, un encuentro payadoril entre Nicolás Membriani, Lázaro Moreno y Germán Montes, Tarragó Ros y Pacho O’Donell, Canto 4, Omar Moreno Palacios, como parte de una larga lista de cantores que seguramente conduciría a la madrugada.

Durante la tarde, la presencia de nubarrones que merodearon el cielo coscoíno, dividió las actividades de las brigadas de los entretenidos por el folklore. Por un lado estuvieron los que eligieron quedarse bajo el alero, acaso guitarreando y mateando; por el otro, los que desafiaron al viejo río Cosquín, que tras las lluvia de la noche anterior bajaba toro, y se instalaron a sus orillas con los enseres del oficio festivalero. De una manera u otra, la tarde de la segunda noche repitió su tradición hasta la puesta del sol.

Después de una previa que entre otros cantores tuvo al quichuista santiagueño Vitu Barraza, a las 22, con la puntualidad que exige la televisación, comenzó el rito de la apertura. El Himno a Cosquín, el ballet, el grito y la arenga del maestro de ceremonias, Marcelo Simón, dedicada anoche al “amor furioso y suave”.

La plaza estaba cubierta en un 70 por ciento cuando el apóstol de la riojanidad, Sergio Galleguillo, subió al escenario Atahualpa Yupanqui. Directo al corazón festivalero, Galleguillo comenzó su ráfaga con El camión de Germán para terminar media hora después con el infaltable Carnaval en La Rioja. Chaya, harina y el en estos días infaltable “aguante Famatina”, cargaron de sentidos la actuación del cantor riojano, que tuvo el bis reclamado por un público en pie de fiesta.

Miguel Ángel Estrella, el ballet Lo Lamento por la Baldosa y el ballet El Aleph, rindieron homenaje a las Madres de Plaza de Mayo con un show colorido, que comenzó con la clásica Chakay Manta, por el mismo Estrella al piano. El espectáculo continuó con canciones como Hasta otro carnaval, de Raúl Carnota, Qué bueno qué bueno, de Jarabe de Palo y el final con La Pobrecita, con Estrella nuevamente al piano, mientras algunas Madres desde el escenario recibían el aplauso de la Próspero Molina y se llevaban los ponchos coscoínos.

Historia y chamamé
Tras la primera gran emoción, la noche todavía tenía mucho para decir y en lo inmediato lo dijeron el historiador Pacho O’Donell y Antonio Tarragó Ros con el espectáculo “Pasiones”. Desgranando las historias de Camila y Uladislao, San Martín y Merceditas, Bairoletto y la Justicia, entre otras pasiones traídas desde el tiempo y contadas con música y palabras.

Enseguida, Aymama le pondría sensibilidad femenina a una plaza asombrada y dispuesta a más. El equilibrio entre lo vocal y lo instrumental caracterizaron un repertorio refinado y muy bien tratado

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
liliana

Comentario
aguante el gallo lo maximo un genio

Responder