Lunes 15 de Agosto de 2022

Hoy es Lunes 15 de Agosto de 2022 y son las 16:27 -

17.1°

MARIA JUANA

SALUD

5 de junio de 2013

Más de la mitad de los argentinos son sedentarios

Según una encuesta, el 54,9% de la población mayor de 18 años presenta un nivel insuficiente de actividad física. El Ministerio de Salud lanzó un programa para promover estilos de vida activos. Sus similitudes con el Let’s move de Michelle Obama

La flamante iniciativa del Ministerio de Salud de la Nación busca atacar uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades crónicas no transmisibles: el sedentarismo.

 

La Resolución 578 publicada en el Boletín Oficial dio el puntapié inicial para la creación del Programa Nacional de Lucha contra el Sedentarismo, que funcionará bajo la órbita del Ministerio de Salud de la Nación y cuyos objetivos serán reducir la prevalencia de la inactividad física y el sedentarismo en la población general y promover la adopción de estilos de vida activos, a fin de contribuir a la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles.

"El sedentarismo es el factor de riesgo que registró un mayor incremento en los últimos años, y uno de los peores enemigos de nuestra salud", advirtió el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, al tiempo que remarcó que "está demostrado que no realizar actividad física de manera habitual genera una importante carga de enfermedad, discapacidad y muerte".

Según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en 2009 por el Ministerio de Salud de la Nación, el 54,9% de la población mayor de 18 años presenta un nivel insuficiente de actividad física en relación a 2005, cuando había sido del 46,2%.

Tras asegurar que "el aumento de la inactividad física en el último tiempo fue notable", el funcionario remarcó que el nuevo programa apunta a desarrollar acciones concretas que permitan a los argentinos moverse más para estar más saludables.

"Las enfermedades no transmisibles representan una verdadera epidemia global y una importante amenaza para la salud de la población y el desarrollo de los países", explicó Manzur, a la vez que detalló que "las patologías cardiovasculares y respiratorias, la diabetes y distintos tipos de cáncer causan más del 60% de las muertes en el mundo. De allí la importancia de apuntar al incremento de la actividad física como una de las herramientas sanitarias más costo-efectivas para evitar que nuestra gente se enferme por estas causas".

Es que el sedentarismo se vincula, entre otras cosas, con el desarrollo de obesidad, diabetes, algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y sus factores de riesgo, por lo que la práctica regular de actividad física no sólo previene su desarrollo sino que contribuye al buen control de la enfermedad, cuando la misma ya se encuentra instalada.

Según estipula la resolución, entre los objetivos específicos de la nueva estrategia sanitaria se desprenden la construcción de habilidades personales; la creación de ambientes favorecedores; el fortalecimiento de las capacidades de comunidades para actividad física; la construcción de políticas públicas para favorecer la actividad física; y el incremento de la capacidad del sector sanitario.

Situación en la Argentina

La inactividad física se enmarca dentro de los denominados factores de riesgo modificables que, junto con el tabaquismo y la alimentación no saludable, son considerados los principales determinantes de las enfermedades no transmisibles.

Ellos impactan muchas veces en los factores de riesgo intermedios, como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia y la obesidad, que determinan un incremento de la morbilidad y mortalidad cardiovascular, y por cáncer.

Según estimaciones realizadas por la Dirección Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud de la Nación, "de mantenerse la tendencia que arrojó la encuesta de 2009, la inactividad física ascendería al 64,8% de la población, en 2016", agregó Sebastián Laspiur, a cargo de dicha área.

De ahí que el nuevo programa se sume a una serie de estrategias que ya se vienen implementando, tales como la creación de espacios a nivel municipal para la promoción de la actividad física (pistas de salud); asesoramiento técnico para la habilitación de gimnasios al aire libre y ciclovías en todo el país; y la publicación del Primer Manual Director de Actividad Física y Salud, documento destinado a los profesionales de la salud, con especial énfasis en los del primer nivel de atención, para que desde los centros de salud barriales puedan prescribir actividad física para los distintos grupos de edad y poblaciones con situaciones de riesgo, entre otras.

Michelle Obama, firme con su Let’s move

Desde 2010, la primera dama de los EEUU se puso la muy ambiciosa meta de resolver el problema de la obesidad infantil en su país para la próxima generación.

Hace tres años el proyecto Let´s Move ("A movernos"), dirigido a los niños que padecen obesidad infantil, busca, al igual que la iniciativa local, promover prácticas alimenticias y un estilo de vida saludable en las familias norteamericanas y del mundo entero.

Y la esposa del presidente Barack Obama se puso tan al hombro la campaña que instó a toda la sociedad norteamericana a tomar las recomendaciones: "No podemos decirles a nuestros niños que salgan a correr mientras nosotros estamos tirados en el sofá mirando televisión", suele llamar a predicar con el ejemplo.

Así es como Michelle se mostró en numerosas ocasiones realizando todo tipo de ejercicios, muchas veces acompañada de niños, como cuando en diciembre formó parte del equipo que rompió el récord de saltos de tijeras.

 

La iniciativa, destinada a fomentar el ejercicio y la comida sana para reducir la obesidad, que cuesta unos 150 mil millones de dólares al año a los EEUU, cuenta con el apoyo de miles de entidades que la misma Michelle consiguió para su proyecto.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!